3.31.2012

Arles

ARLES
Por Amalia Sato


Los primeros occidentales que tomaron contacto con Japón fueron los españoles y los portugueses. Kastera (de castilla, un bizcochuelo muy liviano, cuyo secreto radica en batir mucho la preparación) y tempura (de tempora, las frituras del tiempo de la Cuaresma, cuyo secreto es echar la pasta casi helada en el aceite caliente) son palabras que revelan esos contactos. También algunos arriesgan una etimología especulativa para arigato (que vendría de un deformado obrigado del portugués). Tras la expulsión, hubo cultos marianos secretos sobre todo por el sur de Japón.
La sífilis fue, para los japoneses, el mal de los portugueses (nambakassan).

Y de Asia en Brasil: la sombrilla, el palanquín, el abanico, el bastón, las colchas de seda, las tejas a la moda china o japonesa, las porcelanas, las especias, los cocoteros, el mango, la yaca, la canela, el cuzcuz, los fuegos artificiales (el Reveillon de Rio con el culto a Iemanjá), la moda de las joyas y los aderezos tomados de la India – la maravillosa Goa, capital de la cultura portuguesa del siglo XVI, donde estuvo Camões- , joyas que recargan todavía la presencia de las “peruas”, las criticadas mujeres adornadas como “arbolitos de Navidad” que brillan en las páginas de las sociales, y que a mí me encantan.

Diáspora de los cristianos nuevos, los judíos conversos, que contactan los grandes imperios de Asia: al jeque Ismael de Persia, al Gran Mogol, a los potentados indios y a Insulindia, al gran imperio de China y a la “Misteriosa Pestaña del Mundo”: el Japón. El lema que alentaba a adentrarse en los mares era Podes fisgar o Leviatão?. Los herejes llegan a los Paraísos: y el más perfecto es Brasil, con sus árboles de pan, con los arco iris y las cascadas de Minas Gerais, que enmarcaban la brutalidad del trabajo en la extracción de diamantes y oro, con una naturaleza tal como la que describen las Sagradas Escrituras. También aquí serán perseguidos y llevados a juicios, donde muchos alegatos de defensa comienzan con un : Senhores, eu vi...

Barbarismo afrancesado que adopto: flanar. Se puede por Rio por sus barrios viejos. Rio con su patrono São Sebastião, y también el otro Sebastião, el rey legendario que desaparece en el combate contra los moros en Alcácer-Quebir, y que regresará para la liberación. Una creencia que en el Nordeste medieval se sostuvo, como aquella de un Negrinho do Japão.

En portugués, léase: Nova York (Nova Iorqui), Picnic (piquiniqui), Psicologia (Pisicoloyia). Las consonantes necesitan un apoyo vocálico, fenómeno del sánscrito, el suarabácti , modalidad de epéntesis que consiste en deshacer un grupo de consonantes por intercalación de una vocal.

Pexote, título de la película de Héctor Babenco, cineasta argentino radicado en Brasil. Trata sobre un menino de rua y su carrera en la delincuencia y la marginalidad. Pexote o su variante pixote, del chino pe xot “não sei”, expresión de juego usado en Macau, Asia. Dícese del novato, inexperto, o de aquel que juega mal. Etimología y acepción tomadas del Aurélio, el diccionario más ameno que yo conozca.

Cheiro, gesto de amor en Brasil. Oler a quien se va a besar o abrazar. Demostración de sensualidad tomada de los chinos. Aspiración del aroma del cuello, muy practicado también al alzar a bebés o niños.

¿Práctica de Vudu Zen entre los esclavos africanos de Brasil?

Para la firma de Tratados con países occidentales, durante la modernización de la época Meiji, había interés en mostrar a Japón como un país “cristiano”, y por eso el historiador Kunitake Kume, en 1903, reflotó la posibilidad de que el Nestorianismo hubiera pasado a China y luego a Japón en el siglo VIII, y que hubiera influido en Shotoku Taishi, el primer emperador legislador.

Dice Haroldo de Campos: “Desde hace mucho me estoy ocupando de Hagoromo (ver en A Operação do Texto, Perspectiva, 1976, mi ensayo dedicado al asunto, cuya primera redacción remonta a 1960). Desde los años 57-58, en que me inicié en la lengua japonesa, por intermedio de las lecciones del recordado Prof. José Sant’Anna do Carmo, empecé a alimentar el proyecto de recrear esta pieza poema. En 1969, traduje el “Canto final del coro” (kiri), deslindando laboriosamente el texto original confrontado con varias traducciones disponibles. Fue ese fragmento el que, posteriormente, dediqué a Hélio Oiticica, haciendo una comparación entre el hagoromo de la ninfa celeste y sus parangolés . Además de las cartas que intercambiamos en esa época, las impresiones de Hélio, inspiradas por este paralelo, están registradas entusiastamente en su diario neoyorquino (1973), que pude revisar gracias a Luciano Figueiredo, curador del acervo del artista. Hélio llegó a imaginar la posibilidad de una parangoplay (parangopeça) ... En 1979, por otra parte, la fusión hagoromo / parangolé me inspiró un poema (“Parafernalia para Hélio Oiticica”) incluido en el guión del film H.O, de Ivan Cardoso, homenaje a nuestro inolvidable amigo.”

En su tercer viaje Gulliver llega, a bordo del Amboyna, a Japón, una de las “más remotas naciones del mundo”, y desembarca en Nangasac (Nagasaki).

Daigaku Horiguchi (1892-1982) fue un poeta japonés que a partir de 1918 y durante seis años vivió en Rio de Janeiro, donde inició su vasta traducción de la poesía francesa. Su antología Guekka no ichigun (Un rebaño bajo la luna, 1925), incluyó 340 poemas de 66 poetas franceses, entre otros, Baudelaire, Verlaine, Mallarmé, Rimbaud, Paul Fargue, Rémy de Gourmont, Apollinaire, Salmon, Cocteau, Valery y Max Jacob. El libro tuvo un impacto enorme.
Estos dos poemas fueron tomados de Un rebaño bajo el sol, antología traducida por Atsuko Tanabe (+) y Sergio Mondragón (Universidad Autónoma Metropolitana, México, 1988).

Rio de Janeiro

Ebrio, ebrio, ebrio
Está el paisaje nocturno de Rio.
En medio del negro cielo
La Vía Láctea desnuda es una diosa recostada.
-Dispénseme, pero hace tanto calor.
Una procesión de antorchas avanza misteriosamente
Por la orilla de Bahía Bela.
Unas almas bailan sobre la cuerda floja
Tendida sobre el Pan de Azúcar.
¡Aplausos, por favor, si lo logran!
¿Qué estará lavando el mar a estas horas?
Sobre la tierra firme levantan las palmeras como
Inmóviles gendarmes
Hieren la oscuridad los dientes blancos de bellísimas negras
De un cabaret atestado de humo y música
Sale la luna con la cara roja
Sube tambaleándose sobre el mar que espejea.

Tierra natal

Cuando regreso a mi país natal
Me vuelvo un vagabundo solitario.
Ah, quién me consolará en esta tristeza.
Ya siento mi tierra como una tierra extraña.


Atsuko Tanabe pasó sus últimos años en Rosarito, el pueblo donde se filmó “Titanic”, escribía una novela sobre la familia. Me decía: “todas son como una sopa espesa, hundes el cucharón y cada vez aparecen cosas nuevas que no imaginabas”. Atesoro dos cartas de Ryoshiro, su marido. Homenaje a nuestra bella ausente, que fue profesora de literatura japonesa, poeta, traductora, apasionada por México.
En 1986, el bailarín de teatro-danza Butoh, Ohno Kazuo, presentó en el Teatro San Martín, su espectáculo “Admirando a la Argentina”. Antonia Mercé con su danza flamenca había subyugado al joven Ohno, espectador en el Teatro Imperial de Tokio, en 1929. Cincuenta y siete años después, Ohno recibe un chal como presente de la familia de la bailarina, y repitiendo el gesto shamánico de las danzarinas religiosas de los templos, viste la prenda y convoca a su musa.
Breve arte de amar en lengua japonesa: antes, “te amo” se decía suki (eu gosto de você), ahora ai shite imasu. Ai (amor) es una palabra de la posguerra de 1945. Yo, palabra que designa la relación entre un hombre y una mujer, entonces, desconocimiento del otro sexo (yo o shiranu), su conocimiento (yo o shiru).
Las cuatro fuentes de dolor para el Budismo son: nacimiento, vejez, enfermedad y muerte, a las cuales se agregan: la angustia de estar separado de quienes se ama (aibetsuri-ku), la extenuación por tener que estar con quien se odia (onzoe-ku), la frustración por no obtener lo que se anhela (gufuto-ku) y el sufrimiento que obstaculiza las cinco funciones del cuerpo, la mente y el entorno (goonjo-ku).
Sentimiento materno: kanashi , la compasión, lo que siente la madre al ver a su hijo recién nacido.
Boy friend y girl friend son los amigos con quienes hay un flirt: que no ha de concretarse nunca en una consumación que arruine el encanto de lo indefinido, o que resuelva el desconcierto de quienes observan de afuera y se preguntan ¿y ellos qué son? Love (Rabu) es el amor platónico, también sin consumación carnal, un suspiro que se prolongue como una vita nuova. Traducciones del inglés conceptualizadas a la japonesa. Su ideóloga más exitosa: Banana Yoshimoto y su teoría de la tenderness, ¿otro modo de la compasión budista en versión posmoderna?

Desconcierto por la operación de Marco Polo: se puede partir de Venecia y llegar caminando a Oriente. Pero luego los relatos resultarán inverosímiles.

Papeles picados que adornan los dinteles de los restaurantes, vendedoras que defilan el pollo cocido con las manos, el traje de la china poblana con sus encajes, la leyenda de la china que fingió un ataque místico para hacerse monja y protegerse en los claustros de Puebla. La nave de Acapulco y la entrada de Oriente desde el Pacífico. México, con sus colores, es mi India.

Sesión de cuentos de fantasmas: cada uno, una noche de verano, en rueda ante una vela encendida. Al terminar su relato, cada participante debe soplar su vela. Al final todo queda a oscuras. Los oyentes transpiran de calor y miedo, y eso refresca sus cuerpos. Invariablemente, al finalizar el encuentro, algo sucede: una brisa repentina se levanta, un pájaro nocturno gime, una voz lejana se hace presente.

De Vincent van Gogh a su hermano Theo: “Ahora sí sabes lo que es una “mousmée” (lo sabrás cuando hayas leído Madame Chrysanthème de Loti). Acabo de pintar una. Una mousmée es una muchacha japonesa – en mi caso provenzal – de doce a catorce años”.

Poema de Fabrício Corsaletti, 2005

AMOR A PRIMERA MIRADA
para Amalia Sato


buenos aires buenos bares
um dia nos apresentaram

“encantada” ela me disse
mas como quem não diz nada

“encantado” respondi
como num passe de mágica

mas ela não percebeu
ou achou exagerada

minha resposta epifanica
minha alegria desbragada

não era depois entendi
amor a primera mirada

era só “muito prazer”
sólo una chica educada

así que no pasó nada…


Fabrício Corsaletti

PROLOGO A REVELACION DE UN MUNDO, de Clarice Lispector

Los sábados de siete años en el Jornal do Brasil: las crónicas sui generis de Clarice Lispector

Por Amalia Sato

Muchos críticos quedaron perplejos cuando se publicó en 1944 la primera novela de Clarice Lispector Perto do coração selvagem (Cerca del corazón salvaje). El texto, lleno de impresiones, de repercusiones de hechos en las personas, como empañado espejo de estados mentales donde destellan momentos epifánicos, era algo nuevo en el panorama de la literatura brasileña. Con el tiempo las más de diez novelas, cuentos y narraciones para niños de Clarice, conformarán uno de los corpus literarios más radicales y más reconocidos en lengua portuguesa.

A medida que su fama crecía, la figura de Clarice fue nimbándose de una aura de misterio, que alimentó mistificaciones que su vida apartada favoreció: rara, complicada, mística, bellísima. Como dijera Antonio Callado, “una extranjera en la tierra.”

Cansada del trabajo periodístico y necesitada de dinero como con franqueza reconocía, Clarice Lispector acepta escribir crónicas para el Jornal do Brasil. Lo hace durante siete años, entre 1967 y 1973. Escritura suelta, sobre los más variados asuntos: empleadas domésticas, taxistas, encuentros, amigos, hijos, fragmentos de textos en borrador, viajes, la infancia y la adolescencia, los sentimientos confesados a un público vasto e imprevisible. Absoluta libertad de temas con que llenar esa columna semanal.

Pero Clarice manifiesta también su resquemor constante respecto del género asumido: Rubem Braga, el representante por antonomasia de la crónica en Brasil, es mencionado y fue consultado muchas veces. Clarice no puede evitar la carga personal, la omnipresencia de su yo conflictuado; sus crónicas no tienen el tono costumbrista, leve y humanitario del consagrado maestro. Reconoce: “Los géneros no me interesan. Me interesa el misterio.”

Para ella, el diario JB es un gran diván de papel que la envuelve y le da espacio para seducir con su angustia, sus miedos, su desmesurado desafío a la muerte. Ya personalidad consagrada, era una firma que no necesitaba justificación ni buscaba méritos, a quien sus seguidores de siempre le reclamaban que no depravara su pureza literaria en el medio masivo y que, a su vez, apreciaba el reconocimiento popular que las cartas de los lectores y las atenciones que recibe, le transmitían. La relación laboral tendrá, sin embargo, un final traumático: apenas iniciado 1974 le devuelven el sobre con sus colaboraciones con una carta que la escritora califica de seca y desagradecida, lo cual la lleva a iniciar un juicio, cuya sentencia le será desfavorable.

La solitaria que vivía en Leme, cerca de las arenas de Copacabana, había padecido en 1967, el año en que se inician estas crónicas un accidente doméstico tonto: la madrugada del 14 de setiembre, se duerme fumando y se produce un incendio. Al intentar apagar el fuego y salvar los papeles de su estudio, su mano derecha sufre quemaduras que obligan a injertos. Pierde parte de su belleza, y se encierra aun más. Pero si recorremos el índice de las crónicas, las fechas corren sin blancos en torno de ese día aciago, y el hecho se mencionará sólo después: en las charlas con los taxistas, a las que tanta atención prestaba.

Imprevistas, desparejas, por eso mismo fascinantes. “Descubrimiento de un mundo” donde la escritora queda atrapada como personaje. Así son las crónicas del JB. Y, sorteando todos los riesgos, siempre el estilo Lispector con su efecto hipnótico.

Ella es la flor en la sala fantasmal, y nosotros lectores, los aspirantes a un extraño néctar.

BARBARA DICE, libro de poemas de Susana Szwarc

TEXTO DE PRESENTACIÓN


Bárbara dice:
Susana Szwarc
21 de julio de 2004
CENTRO DE LA COOPERACION

Desde el título, bárbara, alusión a una lengua con el pretexto de que tal vez incomprensible, avance desde alguna otra frontera, otro vitalismo.
Bárbara dice: ¿también la posible voz de un personaje, el pie para una novela familiar con datos empañados? De la provincia a la ciudad, con el peso de una historia, de la Historia. Como una puntuación, una insistencia. Quebrar con lo terrible como en un fotomontaje es un modo en Szwarc:

En Bailen las Estepas, esta distorsión, cito:

Alguien arroja un huevo
Crudo (podría ser también por agua),
Hacia la zona de montañas, altísima,
Justo en el lugar de las nieves eternas.

Ese gesto es tan trivial, tan cruel (casi)
Como el gesto del asesino que arroja
Cuerpos
Al océano […] (Bailen las estepas).

Mi padre otra vez me acaricia la cabeza,
Y me dice al oído que la vida
Es más bella, siempre, que la historia. (Bailen las estepas, p.89)

Esa memoria acompaña desde la biblioteca
De los hornos.
Apuntamos
Con la linterna. El renglón marca:
Que los hijos vivan del lado de la dicha. (Bailen las estepas, p.91)

El cielo del pueblo es azul como
El mar de la pantalla. Les digo
Que Bujara y Siberia
Y los campos que concentran me arman
Una topología del alma (p.25, Bailen las estepas)

También en este libro que hoy se presenta, en sus cuatro partes:

Uno es al Padre, campos, concentran. La salvedad. Hecha. Y Eva que otra vez muerde la fruta, aunque ofenda.

Pero, sin embargo, no obstante:

El tiempo, como el viento, no se detiene (nunca).
Sin embargo, una inmovilidad siniestra toca
Las cosas. (p.28)

Ah, pero el tiempo no se queda quieto. Sopla (p.73, Bailen las estepas)


Dos, la parte más extensa, la “novelita”: la colonia penitenciaria de Kafka: el olor a escuela pública como el de bares nocturnos, el lugar del cabaret, donde todo se sabe, los nombres como de rubias de New York: Bárbara, también la de Prevert, Sheila, Luva, Mara, Patricia, prostituta como aquella que al gigante Eukidu preparó para que llegara a la ciudad y luchara con Gilgamesh. Gacelas del Emperador. Y el cónsul de Bajo el volcán. ENGAU: NI SI NI NO. El redondel de tiza del compás: como el círculo del charco en Trenzas.

Tres. Carne Viva. 1, 2, 3, una progresión del aceite caliente, al agua, a la lluvia. Para partir.

Cuatro. Crisantemo. Sólo un poema y
Quiero leerlo completo

Adicciones

La noche – toda – en el crisantemo
Sobre cada pétalo
(hilos)
duerme una Bárbara.
Se han acomodado: luciérnagas
Ahí.
(¿Si el ojo – intenso – se acercara?)
Con el beso, prenden.
Frágiles, en el movimiento hueco
Se desprenden de sí, de mí:
Codo, nuca, tobillo, ala.

Acrobacia sin red
(bipolar)
y la cabeza – de crisantemo –
flotante.

Como el golpe de dados de Mallarmé, como el mar en los versos de Valery. Poema circular que gira semánticamente en torno de sí mismo.

La novela familiar centrípeta y centrífuga, aspirada por la adicción de la escritura.

Según las tradiciones referidas a los inmortales, en ciertas ocasiones poco frecuentes, el crisantemo produce una semilla de color rojo que posee propiedades milagrosas. Dicen que una joven de 16 años comió una y “de repente se alejó volando, llevada por el viento”. Después de un rato “desapareció en el firmamento de color azul. Primero desapareció su cabeza y al final desaparecieron sus pies.”

Y hago esta escansión con los títulos de S. “EL ARTISTA DEL SUEÑO/ EN LO SEPARADO/ TRENZAS BAILEN/ LAS ESTEPAS”

BARBARA DICE/

Leo rápida y aturdidamente, yo también en una fuga de sonidos:”acrobacia sin red”
BARBARA DICE (bis, bis)…… BERENICE (bis, bis)…. Llego a las trenzas, esas que la reina egipcia colgó como ofrenda a Venus Afrodita, y que volaron al cielo formando una constelación en forma de coma.

Entonces vuelve esa escena que coagulaba como una clave en Trenzas:

“Regresó al charco.
Seguía lloviendo. Pero como estaba completamente empapada pensó que no tenía motivos para ocultarse de la lluvia. Y se instaló en el mismo lugar, o sea, en el medio del charco.
El charco crecía. Con cada chaparrón los bordes se alejaban del centro.
Algo se había entrelazado en los pies de la mujer y ella, que ya no creía tener capacidad de miedo, tembló. Porque recordó que en ese lugar abundaban las víboras.
Esperó ser atacada. Se imaginó tendida eternamente en el charco que crecía.
Y crecía.
Esperó. Pero la muerte no llegaba. Entonces decidió descubrir qué había entre sus pies.
Se agachó mientras el agua la cubría. Hurgó entre sus pies y encontró dos largas trenzas de niña. Como no supo si reír o llorar, hizo una mueca.

Pero antes, en el mismo libro, el comienzo en la tradición de Horacio Quiroga, como en “otro cuento de la selva”:

“Un bosque enmarañado allá y acá. Tuvo que haber pasado pisado algo entre la maleza, entre el bosque enmarañado, algo entre los ruidos y el aturdimiento y el barullo del macagua, algo entre las matas espesas a pesar de lo impenetrable, algo entre el silencio y el murmullo de los guaicurúes, algo entre la aspereza de los tallos, de las hojas vellosas, de las flores moradas en racimo.”

Y Susana Szwarc pisa: en ese espacio que es el Chaco, la selva de América… las estepas de Polonia, los campos de escarcha, y se vuelve desafiante con imágenes que de ser filmadas provocarían terror, en una sucesión de fotomontajes con perspectivas dignas de una sala de espejos deformantes: la materia de un huevo chorreando por una montaña, dos que juegan (Trenzas) a la luz oscilante de una lámpara de 25W a un crucigrama y gritan que Holocausto es una bonita palabra por su diptongo. Eso que Susana se atreve a pisar, después de tomar decisiones visuales en un territorio que es todos los mapas, con un giro dadá, amparado por el cabaret excéntrico, es un nuevo suelo donde instilar con un síncopa las sentencias de Adorno, de Primo Levi, de Celan, con una pequeña muesca que es coma, que es ofrenda hecha con palabras.

21 de julio 2004
Amalia Sato

REVISTA AL OIDO. TEXTO DE PRESENTACION

Presentación revista “al oído 1”, viernes 4 de noviembre 2011.
directores, Diego Posadas y Mariano Pedrosa
po Amalia Sato

Una directora de cine y su obsesión por los datos que un sonido brinda, el registro del murmullo social como el mejor camouflage para los grandes secretos en público, el aprecio emotivo por los hits que marcan una etapa y son vigas de la memoria, un paneo por blogs archivo, la recuperación de un texto de congreso que pocos escucharon y que alerta sobre una lengua bisagra que ya es un hecho: el portuniol, un recorrido por una batea muy específica: la de los pianos exquisitos con indicaciones entusiastas dignas de viejo librero, nombrar por su género a una conocidísima canción japonesa, y honrar el plano dibujado por alumnos de una escuela, activos participantes, como ilustración del proyecto postales sonoras, dar dimensión confesional a las palabras de Sixto Palavecino, y desasnarnos sobre el canto nirgun de la India, más poemas exquisitos. Todo esto propone al oído, y si la tecnologia moldea ideologia, aquí hay intenciones absolutamente modernas, ser moderno, siempre ese proyecto como zanahoria tentadora: información precisa, mucho www, certera velocidad conceptual, respeto por las trayectorias es decir por la historia misma, gestión de archivos y ficheros. Y disenio, mucho color, cada pagina enjoyada, pero honrando al texto.
Invocando de los cinco sentidos, el que más desarrollado tienen felinos y cetáceos, Diego Posadas y Mariano Pedrosa nos hablan al oído, pero no bajo reserva o confidencialmente, ni en voz muy baja cerca de la oreja para que nadie más oiga, vale decir no a l’oreille, ni whisper it in my ear, creo yo que inventan un nuevo modismo, que al oído ahora tendría que abarcar lo contario dispersión, proliferación, difusión. Les aconsejo que presten oídos, que no cierren sus oídos, que si hay alguien duro de oído se disponga a escuchar pues tengo la intención de regalar el oído de diego y mariano, que son todo oídos en este momento, ellos tienen buen oído y prestan oído a lo que les interesa y aprecian, y saben discernir todo lo que llega a sus oídos porque no emprendieron esta tarea de oído ni les entran las cosas importantes por un oído y les salen por el otro. Para ellos, vamos en italiano, sentire, ascoltare, udire, es scoprire y sapere. Con picardía privilegian un sentido para abrirnos a nueva percepciones. Eso que sólo una revista - hoy ésta a la par literaria y musical - puede hacer con tanta libertad, con gestión política de nuevas circulaciones. Sólo por darse el gusto y con megáfono, al oído.

3.29.2012

Puntos de venta actualizados

Finalmente tenemos la alegría de poder presentar después de tanto tiempo, este libro de cuentos tradicionales japoneses que cuenta con la adaptación de los textos por Amalia Sato, la traducción de Mami Goda y las ilustraciones de Nicolás Prior. Salío editado por el sello Series Tokonoma, es una edición bilingüe ideal para los interesados en la cultura japonesa, el texto en japonés se puede leer tanto en kanji como furigana. Les muestro a modo de adelanto la tapa y un par de dibujos del interior.
Por el momento esta sólo a la venta en capital, en breve el libro tendrá una mayor distribución.

ALMAGRO

Espacio Moebius
,
Bulnes 658
Tel.: (005411) 4866 6960
Lun a Sab 13 a 20 hs

http://www.moebiuseditora.com/

BELGRANO

Entelequia
. (Sucursal Belgrano)
Juramento 2584
Tel.: (005411) 4788-4521
belgrano@entelequia.com.ar

http://www.entelequiaonline.com.ar/

Cabildo Comic Store
(kiosko).
Av. Cabildo 2124

Libreria PAN

Echeverría 2576, Local 16, Buenos Aires
Mart a Sab 15.30 a 20 hs
info@panlibros.com.ar
http://www.panlibros.com.ar/

BOEDO

El gato escaldado
Av. Independencia 3548
lun a vier de 10 a 13 y de 15:30 a 20
sáb de 10 a 14

http://elgatoescaldado.com.ar/


CENTRO

Entelequia
. (Sucursal Centro)
Uruguay 341
Tel.: (005411) 4371-2007


PALERMO

Librería Mendel
Paraguay 5163

RECOLETA

Club del Comic

Marcelo T.Alvear 2002 (esquina Ayacucho)
Tel.: (005411)
4966-1748
local@clubdelcomic.com.ar
http://www.clubdelcomic.com.ar/

Gracias!
NP.

3.23.2012

Festival "Dibujados"

Estaremos participando este fin de semana del festival de ilustración e historietas "Dibujados", los días 23, 24 y 25 de Marzo. Estará a la venta el libro de cuentos en la feria de publicaciones independientes.
El sábado a las 20hs presentaremos en una charla el libro "Cuentos Japoneses para Niños Vol.I".
El encuentro se realizará en calle Maipú 306 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Gracias, los esperamos.