1.26.2013

Daniel Gigena comenta tokonoma 16 en adn, La Nacion

Comentarios Un campo infinito Por Daniel Gigena | LA NACION . La revista anual Tokonoma, dirigida por Amalia Sato desde 1994, ha desempeñado un papel tan silente como sustancial para la divulgación de la cultura japonesa en la Argentina. Literatura, poesía, ensayo, artes teatrales y visuales, traducciones, crónicas de viaje y cine, el campo de intereses es vasto, infinito. No hace mucho, la introducción del teatro de papel o kamishibai, donde el ritmo de la lectura se acompasa por ilustraciones, echó luz sobre las posibilidades de un género foráneo. En este número, la propuesta fue escribir a partir de un archivo de cien fotos. Se publican 27 colaboraciones. En la sección "Contactos", hay un hermoso texto de Miguel Vitagliano sobre el escritorio, hoy pieza de museo, de Lafcadio Hearn y otro de Matías Chiappe a partir de la estatua de una violinista de tango argentino-japonesa. Felisa Pinto, en la sección "Reflejos", repasa el código del calzado en Japón, y Guillermo Ueno acerca otra definición de su práctica: la fotografía como kanji o taquigrafía de lo real. En "Puntos de fuga", un escrito sobre comida y Eros en la narrativa de Tanizaki, de Adriana Boscaro. "Exposiciones" reúne poemas de Gabriel Tosar, Liliana Lukin (antológico), Alejandro Ros y Marcelo G. Higa. Mónica Müller forja en "Células madre" una ficción ambientada en un laboratorio en Fukushima. Cierra "Umbrales", la última sección, un texto de Graciela Taquini. En venta en varias librerías de la ciudad de Buenos Aires y algunas del interior.

Librerias en las que pueden encontrar el ultimo numero 16 de tokonoma, 2012

Queridos lectores del blog y amigos de la revista Hasta el momento Tokonoma 16 esta en las siguientes librerias de Buenos Aires > > Libreria de Avila alsina 500 > Libreria La Barca Scalabrini Ortiz 3048 > Libreria Arcadia mt Alvear 1548 > Paidos santa fe 1685 > Antigona biblioteca naciona las heras2597 > Antigona centro cult coop corrientes 1543 > Libreria Hernandez corrientes 1436/1311 > Libreria del marmol lavalle 2015 > de la mancha corrientes 1888 > Ateneo grand splendid santa fe 1860 > ateneo florida 340 > ateneo florida 629 > Yenny shopin abasto corrientes 3247 > yenny patio bulrich av libertador 740 > Kier santa fe 1260 > Mendel paraguay 5163 wwww.vivilibros.com

1.16.2013

Kitchen, de Banana Yoshimoto. Texto resena revista Temas de Africa y Asia, Seccion de Asia y Africa, FFy L, Uba, 1993.

KITCHEN, de Banana Yoshimoto. Traducido del japonés por Junichi Matsura y Lourdes Porta. Tusquets editores, l era edición, octubre 1991. Barcelona, España, páginas 206. (Título original Kitchin). Además de las imágenes de los jóvenes devoradores de comics y videoclips, en medio de la euforia de las mujeres que se sintieron más libres y proclamaron su década, mientras la ola del generoso dispendio de yens iba pasando, la década de 1980 cuenta con la imagen desmañada de Maoko Yoshimoto, de pseudónimo literario Banana, como el gran Bashô. Licenciada en literatura por la Universidad de Tokio, a los 26 años, en 1988, publicó su primera novela Kitchen, junto con el relato Moonlight Shadow, y se hizo merecedora de los dos premios más codiciados por los escritores jóvenes, el Kaien y el Izumi Kyoka. El eco en ventas fueron 6.000.000 de ejemplares arrebatados fervorosamente: así quedaba lanzado el fenómeno Banana, líricamente defendido por sus partidarios y ácidamente denostado por los detractores de su estilo. Puesto en circulación en español, el libro ha dado lugar a comentarios que manifiestan admiración por cierta atmósfera "indefiniblemente japonesa", y que apelan al vocabulario de artillería de rigor que califica al texto de "haiku sutil". La protagonista de la corta novela Kitchen -que comprende dos partes: Kitchen y Luna llena- es la joven Mikage quien, compartiendo el mismo destino de orfandad del escritor Kawabata es criada por su abuela. Su amigo Yûichi, joven que frecuentaba a su abuela, tiene en cambio por derrotero un camino similar al del príncipe Genji (personaje de la primera novela del siglo X): tras la muerte de su madre, ver este lugar ocupado por una madre todavía más atractiva. Sexo y edad se difuminan adoptando la transparencia de un papel enmantecado: hay una insinuada relación afectiva entre la abuela y Yûichi; el padre de Yûichi, operado y travestido, obsesivamente enamorado de su mujer muerta, ocluye la búsqueda y se convierte en la hermosa segunda madre. Al morir la abuela, Mikage es invitada por los Tanabe (madre e hijo) a vivir con ellos. Y el lugar preferido seguirá siendo la cocina, sitio ideal para hacer el duelo, dormir o morir, separado pared de por medio, del lugar de escucha que es el gran sofá. En las relaciones que se establecen en la nueva casa, siempre alguien prepara para otro algo de comer o de beber, y la nutrición alimenticia no es metáfora de las emociones sino su función misma. En el universo que gira alrededor de la cocina no hay ningún ejercicio de la sexualidad física, y celos y emociones violentas quedan para el bar de "gays" o a cargo de la novia de Yûichi. La cocina es el sitio donde se acoge al desamparado "como a un perrito abandonado", y los jóvenes se tratan como boyfriend/girlfriend en su peculiar versión japonizada. En la segunda parte, cumplidos nueve meses desde la mudanza a casa de los Tanabe, muere la bella madre a manos de un psicópata. Ningún regodeo en escenas de thriller sino sólo lugar para el desamparo de Yûichi. La avalancha alimenticia se torna abrumadora, más ahora que Mikage estudia sofisticada cocina japonesa con una afamada profesora. La comida de estilo americano se deglute en momentos de soledad, en tanto los menúes con platillos tradicionales nutren los encuentros de los jóvenes, hasta culminar en la escena de la Julieta que escala al balcón portando un pedido de fideos katsudon. En el segundo relato, Moonlight Shadow (por la canción de Mike Oldfield citada en el epílogo), comportamientos de Kitchen se reiteran: alguien que ha perdido a su amor se traviste y circula con el uniforme escolar de marinero de esa novia muerta, y emplea el pronombre femenino en su conversación; los abandonados siguen convidándose con exquisiteces o comidas rápidas. Hay sí un agregado que roza lo mágico tradicional: hada de historietas, el personaje con visos de videncia de Urara que conduce al encuentro con el amado muerto el día de Tanabata, el tradicional 7 de julio. La estructuras gramaticales de Banana, deliberadamente descuidadas, simples como las de un niño, así de balbuceantes, antojadizas e incompletas, quedan convertidas en una prosa española simple y sugerente, que logra reflejar un estilo. La secuencia de Kitchen, si soterradamente por las remembranzas vivenciales remite prestigiosamente al texto del Genji -cuya estructura narrativa hasta ahora fue adoptada por los hombres-, regresivamente cautiva por lo no dicho. Con su estilo desgarbado , expresión de una actitud sensible y cautelosa, Banana registra (o inventa) una emocionalidad nueva: aquí reside su talento. Si por un lado es testimonio y partícipe del auge de las cadenas de comida americana y de la actitud "gourmet" de la década de 1980, que los advenedizos del gusto convirtieron, además de los viajes y la ropa, en necesidad, por otro lado, Banana palpita nuevas tendencias: la vuelta a lo tradicional -los platillos simples impecablemente preparados que uno descubre en ciertos sitios-, ¿ síntoma de que la sofisticación no es ya sólo patrimonio de la tecnología y la imitación ?; la preservación de lo privado y personal, fruto de peculiares historias familiares, ¿ quizás la cara joven del conservadurismo, con vetas de temor ante la masificación ? . A su modo, también una anticipadora de nuevas imágenes en el juego de identidad y diferencia entre lo masculino y lo femenino, gestadas en la década de 1990, pero en su caso a partir del comic para muchachas Es esa capacidad de poner en escena narrativamente una nueva relación masculino/femenino -ya presente en las historietas y en los dibujos animados para jovencitas- donde se revela la perspicacia de la escritora. Banana inventa una nueva heroína. Para terminar, no pase desatendido el epílogo del libro: no es una simple lista de agradecimientos a nombres más o menos prestigiosos, más o menos íntimos, ni una ingenua expresión de buenos deseos; la hija del crítico Ryûmei Yoshimoto, para muchos un gurú de la literatura de los años 60, nos aclara que ha escrito sus best-sellers trabajando como camarera, como tantos otros de su generación, y así nos señala que se ha ganado desde una cocina muy sufrida con su arubaito (trabajo temporario de media jornada) un lugar en la gran kitchen de la literatura universal. AMALIA SATO (SIEAA). 16-06-93

Texto Barzón, Colecciones: Cada cosa sagrada debe estar en su lugar, julio 2012.

barzón julio 2012 Colecciones: "Cada cosa sagrada debe estar en su lugar" Por Amalia Sato Teatralidad en el ritual del dueño que presenta la colección, la que sea, asombro del que la recorre. Un escenógrafo magistral ordena los objetos en una serie fantasmagórica, con las cadencias de un juego pasional. El coleccionista es el bricoleur levistraussiano que renueva y enriquece su existencia con los residuos de construcciones o destrucciones anteriores. Habla por medio de las cosas y la elección que cumple entre infinitas posibilidades, da cuenta de su carácter y es su biografía. De la pasión privada, de la obsesión que sigue un gusto y hélas crea un estilo - eso que el orden social aprecia como el rasgo menos definible - a la ley del ciclo, al sometimiento inevitable de la caducidad histórica. Los objetos entronizados en las casas maravillosas se salvan de la muerte en las salas del museo. Lo que era causa de una pasión, presa codiciada de una cruzada que transforma en poesía la materialidad redimensionada, es ahora visitado por multitudes voyeur que se apropian con la mirada de un instante, por gentíos a los que se prohíbe el flash, el toque, el roce, a veces hasta la cercanía. Lo que fue puro deseo, ahora protegido por tantas prohibiciones, es un fragmento de otra totalidad. Y sin embargo la sensación de que "it adresses somebody"-de que siempre algo a alguien se le dedica de modo exclusivo- parece continuar el original sentimiento amoroso del coleccionista. Los universos mitológicos están destinados a ser desmantelados apenas formados para que nuevos universos nazcan de sus fragmentos decía el antropólogo Franz Boas. Y así las colecciones, tesoros conformados por valores, gusto, estilo, codicia, placer, acaban siendo custodiadas por las musas, protectoras de la memoria. No se me ocurre en este momento ejemplo más cabal por su dimensión urbana que la Museum Mile en New York, miles de obras de cientos de colecciones privadas, desplazadas de mansiones ya fantasmas, sólo a veces recordadas por acuarelas o fotografías de época, y desplegadas en un circuito público. El sistema de objetos que, según Baudrillard arriesgaba, podría agregar una respuesta más a la angustia del hombre frente al tiempo y la muerte, el museo imaginario de Malraux a piacere de cada uno y con el cuestionamiento a cada una de las expresiones del mundo, el inventario de los gabinetes de maravillas con todos los objetos recogidos en los viajes de exploración, la ciencia de lo concreto y la taxonomía con su inminente valor estético tal cual sentenciaba el gran Claude Levi-Strauss. Del fragmento a la ilusión del todo coherente. El coleccionista como efímero demiurgo, y la colección, preservada por tres generaciones. Luego, la Historia.

1.10.2013

HAIKWITTER. Poemas neoconceptuales de Sergio Pángaro, publicados en Tokonoma 15, 2011.

HAIKWITTER Por Sergio Pángaro Que esté muy borracho no significa que sea insensible al desinterés con que el barman escucha mis instrucciones. Muy borracho doy instrucciones. Al desinterés del barman, no soy insensible. *** Si les dan tiempo, las personas encontrarán la manera de ser condescendientes incluso con lo que funciona. Si les dan tiempo a las personas encontrarán la manera de ser condescendientes incluso con lo que funciona. *** ¿Qué es peor? ¿Hablar por un vaso de whisky cuando el micrófono está en la otra mano? ¿O encender un cigarrillo encendido? ¿Cómo remontarla? Qué es peor?¿Hablar por un vaso de whisky cuando el micrófono está en la otra mano? ¿O encender un cigarrillo encendido? ¿Cómo remontarla? *** Twitter es el sindrome de Tourette del Facebook. Twitter es el sindrome de Tourette del Facebook *** El final más triste es el que no te hace llorar. Triste es que no te haga llorar el final. *** Algo puede ser gracioso en sí, ¿o hay que tener buen humor para reírse? Algo puede ser gracioso en sí, ¿o hay que tener buen humor? para reírse. *** En mi época, corregir algo que estaba bien era equivocarse. En mi época corregir algo que estaba bien era equivocarse. *** Una ventana con vista al mar termina teniéndonos frente al vidrio mirando nuestros pensamientos. Ventana frente al mar Pensamientos proyectados contra el vidrio *** Más molesto que un tonto, es el que discute con un tonto. Un tonto puede ser molesto pero el que discute con él lo es más. *** Más molesto que el que discute con un tonto es el que propone el tema. El que discute con un tonto puede ser molesto. Pero el que propone el tema lo es más. *** Decir todo sobre algo está a un par de frases de arruinarlo con detalles. Decir todo sobre algo está a un par de frases de arruinarlo con detalles. *** Los twitts podrían pasar por haikus si en lugar de sexo hablaran de ranas y bambúes. Los twitts podrían pasar por haikus si hablaran de ranas y bambúes en lugar de sexo. *** ¿Acordarse de algo inútil es tener buena memoria? ¿Es tener buena memoria acordarse de algo inútil? *** Quisiera poder hablar de la teoría del caos, pero ¿para qué hacerme ilusiones? Lo mío es apenas mala organización. Quisiera poder hablar de la teoría del caos pero ¿para qué hacerme ilusiones? Lo mío es apenas mala organización. *** El idioma de los enamorados, y su producción de diminutivos, usa toda la creatividad de la relación. El sufrimiento presenta menos variantes. El idioma de los enamorados usa toda la creatividad el sufrimiento presenta menos variantes. *** A veces ser valiente para enfrentar la verdad exige tanto esfuerzo que no queda energía suficiente para ser sincero. A veces ser valiente para enfrentar la verdad exige tanto esfuerzo que no queda energía suficiente para ser sincero *** Qué es más difícil hablar en varios idiomas o callarse en uno. ¿Qué es más difícil hablar en varios idiomas o callarse en uno? *** El que se quemó con aceite estudia las invasiones inglesas y llora. El que se quemó con aceite estudia las invasiones inglesas y llora. *** Llorar sobre el vaso medio lleno o medio vacío de leche derramada. Llorar sobre el vaso medio lleno o medio vacío de leche derramada. *** Si sufrimos así, cómo sería antes de Cristo. Si sufrimos así, cómo sería antes de Cristo. *** Hacer el bien según el propio criterio, es como hacer el mal a propósito. Eso si existe el bien y el mal. Hacer el bien según el propio criterio es como hacer el mal a propósito. Si existe el bien y el mal.

El Jabalí 2009, antología preparada para la revista literaria fundada por Daniel Chirom, editora Delia Pasini. Selección, notas y traducción de Amalia Sato.

POESIA BRASILEÑA Por Amalia Sato* Alberto Martins CUATRO INSCRIPCIONES SEGÚN PLINIO, EL VIEJO No había pintura alguna en el revoque de la casa de Apeles. No era todavía moda cubrir el interior de las casas con pintura. Más adelante, continúa: el arte estaba al servicio de la ciudad y el pintor era un bien común de toda la tierra SEGUNDO PLÍNIO, O VELHO Não havia pintura alguma/no reboco da casa de Apeles./Não estava ainda na moda/cobrir o interior das casas/com pintura./Mais adiante, ele continua: // a arte/estava a serviço da cidade/e o pintor era um bem comum/de toda a terra PEQUEÑA HISTORIA DE LA IMPRENTA Modestos maestros ambulantes - así es como Konrad Haebler se refiere a los primeros impresores de la Península Ibérica. Gente que vino de ciudades de Alemania, de Francia, de Flandres y también de Venecia a montar los primeros talleres de impresión. Traían el arte de fundir metal, fabricar tintas y construir prensas – en aquella época, de madera. Los más ricos traían consigo maços de letrerías - es decir, los propios tipos, diseñados por ellos o copiados de terceros. Algunos se establecieron y tornáronse dueños de prósperas casas. La mayoría, sin embargo, no dejó nombre ni marca de colofón y hoy los historiadores tienen un trabajo endiablado para atribuir una obra maestra a este o aquel impresor. En muchas otras cosas, diría yo, las obras más bellas nacen de manos desconocidas. PEQUENA HISTÓRIA DA IMPRENSA Modestos maestros ambulantes/— é como Konrad Haebler se refere/ aos primeiros impressores da Península Ibérica./Gente que veio de cidades da Alemanha, /da França, de Flandres e também de Veneza/ montar as primeiras oficinas de impressão.//Traziam a arte de fundir metal, fabricar tintas /e construir prensas — naquela época, de madeira. / Os mais ricos traziam consigo maços de letrerías /— isto é, os próprios tipos, desenhados por eles /ou copiados de terceiros.//Alguns se estabeleceram e tornaram-se donos /de prósperas casas. A maior parte, entretanto, /não deixou nome nem marca de colofão/e hoje os historiadores têm um trabalho danado/para atribuir uma obra-prima a este /ou àquele impressor. //Em muitas outras coisas,/eu diria, as obras mais belas /saem de mãos desconhecidas. DOS VECES ATTILA JÓZSEF (1905-1937) 1. no tuvo padre no tuvo madre sus tíos le dijeron que su nombre no era un nombre recién más tarde descubrió en los libros de historia que hubo un atila rey de los hunos y se reconoció yo no hablo su lengua mas también lo reconozco pobre entre los más pobres poeta que dijo: Si tienes hambre, acepta como plato un papel en blanco; pero si encontramos alguna otra cosa, entonces deja que yo también coma. Yo también, yo también tengo hambre. 2. esta noche yo tengo cuarenta y ocho él tendrá siempre treinta y uno, treinta y dos yo leo en mi cuarto los poemas de attila józsef en edición de bolsillo en castellano errante él por los alrededores de la estación a la espera de un tren de carga em balatonszárszó DUAS VEZES ATTILA JÓZSEF (1905-1937) 1.não teve pai /não teve mãe/seus tios lhe disseram que seu nome/ não era um nome//só mais tarde /descobriu nos livros de história / que houvera um átila rei dos hunos/e se reconheceu//eu não falo a sua língua/mas também o reconheço/pobre entre os mais pobres/o poeta que disse:// Se tens fome, aceita como prato um papel em branco;/mas se encontrarmos alguma outra coisa,/então deixa que eu também coma. Eu também,/ eu também tenho fome. 2. esta noite/eu tenho quarenta e oito /ele terá sempre/ trinta e um, trinta e dois// eu leio no meu quarto/os poemas de attila józsef/numa edição de bolso/em castelhano//ele erra /nos arredores da estação/ à espera de um trem de carga /em balatonszárszó EL EXILIADO CÉSAR VALLEJO (1892-1938) Me llevó años leer a César Vallejo y no sé si estoy maduro para tanto. Su esqueleto fuera de escuadra en un cuarto pobre de París permanece incógnito. Mas cómo duele leer al exiliado con su mirada de llama y la creencia en una revolución que se hizo mierda. Vallejo trae la muerte en cada hueso. Eso estoy apenas aprendiendo. O EXILADO CÉSAR VALLEJO (1892-1938) Levei anos para ler César Vallejo /e nem sei se estou maduro para tanto./ Seu esqueleto fora de esquadro/num quarto pobre de Paris/permanece incógnito./Mas como dói ler o exilado/com seu olhar de lhama/e a crença numa revolução/que deu em merda./Vallejo traz a morte em cada osso./Eu estou apenas aprendendo. Alberto Martins (Santos, SP, 1958) Escritor y artista plástico. Se graduó en Letras en la USP en 1981 y ese mismo año inició sus prácticas de grabado en ECA-USP. Publicó: Poemas (Livraria Duas Cidades, Coleção Claro Enigma, 1990); Goeldi: história de horizonte (MAC-USP/Paulinas, 1995, Premio Jabuti); A floresta e o estrangeiro (Companhia das Letrinhas, 2000); Cais (Editora 34, 2002); la novela História dos ossos (Editora 34, 2005, segunda mención Premio Telecom de Literatura Brasileira 2006); A história de Biruta (Companhia das Letrinhas, 2008), la pieza de teatro Uma noite em cinco atos (Editora 34, 2009), y Em trânsito (Companhia das Letras, 2010). FABRICIO CORSALETTI LA HISTORIA DE CHANG Y ENG Chang y Eng gemelos siameses nacieron en Siam actual Tailandia en 1811 vendidos por la madre a un capitán escocés fueron llevados a Inglaterra y exhibidos en ferias junto a becerros de seis patas y mujeres de once tetas más tarde hicieron fortuna presentándose en circos alrededor del mundo con el dinero acumulado compraron una hacienda en Carolina del Norte y se casaron con las hjjas de un pastor local tuvieron veintidós hijos diez de Chang y doce de Eng en la Guerra Civil perdieron sus tierras y volvieron a trabajar entre payasos y elefantes para sustento de sus familias Chang bebía y era temperamental Eng era plácido y le gustaba leer mas como ningún médico de la época osó operarlos Chang y Eng vivieron unidos hasta el fin Chang murió el 17 de enero de 1874 Eng murió el mismo día algunas horas después esta no es mi historia esta es la historia de Chang y Eng A HISTÓRIA DE CHANG E ENG Chang e Eng/gêmeos siameses/nasceram no Sião/atual Tailândia/em 1811/vendidos pela mãe/a um capitão escocês/foram levados à Inglaterra/e exibidos em feiras/junto a bezerros de seis patas/e mulheres de onze tetas/mais tarde fizeram fortuna/se apresentando em circos/ao redor do mundo/com o dinheiro acumulado/compraram uma fazenda/na Carolina do Norte/e se casaram com as filhas /de um pastor local/tiveram vinte e dois filhos/dez de Chang/e doze de Eng/na Guerra Civil perderam suas terras/e voltaram a trabalhar/entre palhaços e elefantes/para sustentar suas famílias/Chang bebia e era temperamental/Eng era plácido e gostava de ler/mas como nenhum médico da época ousou operá-los/Chang e Eng viveram unidos /até o fim/Chang morreu em 17 de janeiro de 1874/Eng morreu no mesmo dia/algumas horas depois//esta não é a minha história/esta é a história de Chang e Eng PLENO AGOSTO mis anteojos de sol mi cara de luna - hay gente que tiene una máscara hay gente que tiene dos mi abuela usaba blush por arriba de la verruga tuve una novia que se quitaba la ropa y no quedaba desnuda el bigote crece al contrario de la peluca a mi amiga Beth Vargas sólo le gusta la carne cruda la poesía impide a la vida volverse literatura el mal nace con la persona o se aprende en la calle el mal nace con la persona la bondad cuesta - mis anteojos de sol guardados y mi cara de lluvia PLENO AGOSTO meus óculos de sol/minha cara de lua//— tem gente que tem uma máscara/ tem gente que tem duas//minha avó usava blush/por cima da verruga//eu tive uma namorada/que tirava a roupa/e não ficava nua//o bigode cresce/ao contrário da peruca//minha amiga Beth Vargas/só gosta de carne crua//a poesia impede a vida /de virar literatura //o mal nasce com a pessoa/ou se aprende na rua//a bondade custa/— meus óculos de sol guardados//e minha cara de chuva HOY FUE MI ÚLTIMA SESIÓN para Maria de Fátima Vicente gracias a los rabanitos que resistieron a nueve años de análisis sin perder su sabor gracias a mi analista que en estos nueve años revió mis ideales por el revés mas no cuestionó mi pasión por los rabanitos gracias a mi padre que adora los rabanitos y me enseñó el gusto del rabanito y que además es feliz gracias a los productores de rabanito que incluso en los períodos en que di preferencia al nabo y al hinojo jamás dejaron de cultivar este delicioso rábano de raíz corta y carnosa gracias a Bob Dylan que compuso una música perfecta para oír comiendo rabanitos con sal y bebiendo vino gracias a Mari que compró los rabanitos si bien está obcecada con la zanahoria gracias a las vitivinícolas Trapiche y Altos Las Hormigas gracias al dueño del mercado gracias a los camioneros gracias a la chica de la papelería que me vendió el papel y la birome con que escribo estos versos gracias al mar de donde viene la sal gracias al sol que mañana vendrá a poner fin a esta larga noche gracias a la noche HOJE FOI MINHA ÚLTIMA SESSÃO para Maria de Fátima Vicente grato aos rabanetes/que resistiram a nove anos de análise/sem perder o sabor/grato a minha analista/que nesses nove anos/revirou meus ideais pelo avesso /mas não questionou minha paixão pelos rabanetes/grato a meu pai/que adora rabanete/e me ensinou a gostar de rabanete/e ainda por cima é feliz/grato aos produtores de rabanete/ que mesmo nos períodos em que dei preferência/ao nabo e à erva-doce/jamais deixaram de cultivar/este delicioso rábano de raiz curta e carnosa/grato a Bob Dylan/que compôs uma música perfeita/para ouvir comendo rabanetes/com sal/e bebendo vinho/grato à Mari/que comprou os rabanetes/embora seja obcecada por cenoura/grato às vinícolas Trapiche/e Altos Las Hormigas/grato ao dono do mercado/grato aos caminhoneiros/grato à moça da papelaria/que me vendeu o papel e a caneta/com que escrevo estes versos/grato ao mar/de onde vem o sal/grato ao sol/que amanhã virá/ para pôr fim a esta longa noite/grato à noite A PARTIR DE UNOS VERSOS DE CATULO el ocio, Fabricio, te hace muy mal en el ocio te exaltas y bebes de más gastando así lo que no tienes a fin de mes debes aceptar el dinero de tu madre que es joven pero no tanto y desearía no preocuparse con el futuro del hijo perdulario el ocio, Fabricio, ya llevó a la ruina a reyes y ciudades antes de ti – por eso es mejor quitar de tu cabeza esa idea tan loca de decidir renunciar y llenar tus horas con trabajo y tecitos de ser posible evitando sites pornográficos y guías de bares de blogs glotones A PARTIR DE UNS VERSOS DE CATULO o ócio, Fabrício, te faz muito mal/no ócio exultas/e bebes demais/gastando assim o que não tens//no fim do mês toca a aceitar dinheiro/de tua mãe/que é jovem mas nem tanto/ e adoraria não se preocupar/com o futuro do filho perdulário/o ócio, Fabrício, já levou à ruína/reis e cidades/antes de ti —//por isso é melhor tirar da cabeça/essa ideia maluca de pedir demissão/e preencher tuas horas com trabalho e chazinho/se possível evitando os sites pornográficos/e as dicas de bares dos blogs glutões Fabrício Corsaletti nació en Santo Anastácio, interior de São Paulo, en 1978. En 2005 publicó Zoo, poesía infantil; en 2007, Estudos para o seu corpo, que reúne sus cuatro primeros libros de poesía (Movediço, de 2001, O sobrevivente, de 2003, História das demolições, de 2007, e Estudos para o seu corpo, de 2007); en 2008, los cuentos de King Kong e cervejas; en 2009, la novela Golpe de ar; en 2010, Esquimó y Zoo zureta, (poesía). MARÍLIA GARCIA por los grandes bulevares del lado de adentro lo que ella ve cuando cierra los ojos líneas sinuosas un mapa hecho a mano más parece una pista de arriba del avión los campos cortados o quizás una sombra rasgando el suelo, lo que ella ve cuando mira en línea recta intentando describir a la muchacha rusa que conociera en el café: la transmutada de wavelets o el pez luna circular en una región abisal. no es nada abisal estar en esta superficie, ¿usted quiso decir grande? ¿esférico? ¿un animal marino en miniatura: un pulpo de 1mm? el cine es 24 veces la verdad por segundo. este segundo podría ser 24 veces la cara de ella cuando cierra los ojos y ve. de fuera no es por falta de repetición, mas no hallaba la palabra lo que ella ve no sabe y todo queda trémulo con fast forward o sin retorno cierra los ojos para fijarlo. no se pierde alguien dos veces, pensaba: el tren a esta altura cambia de color, llega a la misma terminal dos semanas después y sabe que todo cambió. usted está teniendo un problema de copyright, cuchicheó ¿pero cuál era el desastre esta vez? lo que ve ella al abrir el libro al sacar aquella foto de la manif o cuando lee las leyendas: en los abismos la vida está sometida al frío, oscuridad, presión, ocho mil metros de profundidad, una montaña al revés. pelos grandes bulevares do lado de dentro o que ela vê quando fecha /os olhos linhas sinuosas um mapa/feito à mão mais parece uma pista /de cima/do avião os campos cortados ou pode ser /uma sombra riscando o chão. o que ela vê/ quando olha em linha reta tentando /descrever /a garota russa/que conhecera no café:/a transformada de /wavelets ou o peixe-lua- /circular em uma região abissal. /não é nada abissal /estar nesta superfície, você quis dizer grande? esférico?/ou um animal marinho em miniatura://um polvo de 1mm? /o cinema é 24 vezes/a verdade por segundo. este segundo/poderia ser 24 vezes a cara dela /quando fecha os olhos e vê. de fora não é por falta de repetição, mas não achava a /palavra o que ela vê não sabe e tudo fica tremido /se fast forward ou então não tem volta /fecha os olhos para fixar.//não se perde alguém por duas /vezes, achava:/o trem a esta altura muda de /cor, chega ao mesmo terminal /duas semanas depois e sabe/que tudo mudou.//você está tendo um problema de copyright, cochichou/mas qual era o desastre desta vez? /o que ela vê ao abrir o livro/ao bater aquela foto da manif/ou quando/ lê as legendas: //nos abismos a vida é submetida /ao frio, escuridão, pressão./oito mil metros de profundidade, /uma montanha /ao contrário. wavelet: pequeña ola marina. (nota trad.) manif: abreviatura de manifestation (fr.) (nota trad.) plan b hola, spleen, dijo. nos cruzamos en el desierto de sonora. sentada en el asiento de atrás miraba por el vidrio a 3000 kilómetros del punto en que lo había dejado. hola, spleen, dijo por detrás del vidrio. una línea esconde otra línea, la voz esconde lo que quiere decir. pensaba en la carta sin remitente en un modo de desaparecer pensaba en las esculturas sonoras (¿no había un plan c? hacia dónde iba) era como descubrir el surco rayado de un disco y quedar rodando en el loop de aquella melodía circular, necesita una lengua que diga eso. hola, spleen, insistió mas no hablaba de la latitud en el mapa, eran peces en el fondo del océano con el cartílago luminoso derritiéndose en los ojos y la única preocupación cuando entró era el sonido por detrás de la voz de ella: saber si está triste hace un año o hace 24 horas (a la vuelta, empieza a coleccionar objetos, la venganza empieza en un acuario es como perforar la realidad con la realidad, decía, quedarse en el cuarto midiendo el nivel del mar para descubrir dónde poner los peces) plano b hola, spleen, disse. nos cruzamos no/deserto de sonora. sentada no banco de trás /olhava pelo vidro a 3000 quilômetros do ponto em /que o deixara. hola, spleen, falou por detrás do vidro. / uma linha esconde outra linha, a voz esconde o que quer dizer./pensava na carta sem remetente / em um modo de desaparecer pensava nas /esculturas sonoras (não havia um /plano c? para onde/ seguia)// era como descobrir o sulco/fechado de um disco e ficar /rodando no loop daquela /melodia circular, precisa de uma língua/que diga isso.//hola, spleen, insistiu/mas não falava da latitude /no mapa, eram peixes/no fundo do oceano com a cartilagem/luminosa derretendo nos olhos/e a única preocupação quando /entrou era o som por detrás da voz dela:/saber se está triste há um ano/ou há 24 horas //(na volta, passa a colecionar objetos. a vingança começa num/aquário/ é como furar a realidade com a /realidade, dizia, ficar no quarto medindo/ o nível do mar para descobrir /onde pôr os peixes) Acuario tiene pánico de las algas marinas cuando despierta frente al estadio el cuarto es un acuario con saetas sumergidas de sol y su cuerpo filtrado por la luz del insulfilm tiene el contorno de un magnetismo inverso. no es que importen las horas, sólo que no sabía cómo allí había llegado, no sabía cuánto tiempo había pasado (un perro le lamía el pie, la misma imagen congelada) y a la salida: “¿me vas a responder de nuevo con una pregunta?” “pero la configuración es diferente.” y ella dijo, no recuerdo lo que ella dijo. el estadio es un agujero en el tiempo y desde arriba sus branquias jadean los ecos de la última partida tú te encoges detrás del vidrio redondo, luchas para vencer las pequeñas piedras, como en un océano violeta genciana. Aquário tem o pânico das algas marinhas /quando acorda de frente para o estádio. /o quarto é um aquário /com setas submersas de /sol e seu corpo filtrado /pela luz do insulfilm /tem o contorno/de um magnetismo/inverso. não que importassem /as horas. apenas não sabia como ali chegara. não/sabia quanto tempo tinha passado (um cão /lambia o pé, a mesma imagem /congelada)//e na saída: “vai me responder de novo com uma pergunta?” “mas a configuração é/diferente.” e ela disse, não lembro o que ela disse./o estádio é um buraco no tempo e de cima suas guelras latejam os ecos da última partida./você se encolhe atrás do vidro /redondo, luta para vencer /as pequenas pedras, como num oceano /violeta genciana insulfilm: película para control solar visual (nota trad.) Le pays n’est pas la carte, piensa bien pero si hubiera calles rectas habría ido a otro café, habría dicho todo de otro modo y visto de arriba la ciudad en vez de perderse cada vez a la salida del subte, no es desagradable estar aquí, sólo demasiado real dice con las pestañas arqueadas buscando un mapa II. no es el avión rasante sobre el agua ni el cuerpo en la ventana semiabierta viendo el trazado de los autos abajo – no comenta nada porque prefiere armar planos en silencio (¿estaría soñando con colinas?) III. de allá manda largas cartas describiendo el país, los terremotos y la forma de la ciudad. puede decirme que nunca se espanta pero no se ve caminar preguntando: ¿es de plástico la cabina? ¿es tu voz en la grabación? ¿es un navío en el horizonte? quizá sólo sea un margen de error pero no piensa en esto con frecuencia (tal vez sea sólo que la ventana abierta dispersa los papeles) Le pays n’est pas la carte, pensa bem mas /se tivesse as ruas quadradas /teria ido a outro café, teria dito tudo de /outro modo e visto de /cima a cidade em vez de se /perder toda vez /na saída do metrô. não é desagradável /estar aqui, é apenas /demasiado real diz com cílios erguidos /procurando um mapa// não é o avião em rasante sobre /a água e nem o corpo/na janela semi-aberta /vendo o desenho /dos carros embaixo — não comenta nada /porque prefere armar planos /em silêncio / (estaria sonhando /com colinas?)// de lá manda longas /cartas descrevendo o país, /os terremotos e a forma da cidade. /pode me dizer que nunca se /espanta mas não percebe que /caminha perguntando: /é de plástico a cabine? é sua voz /na gravação? é um navio no /horizonte? pode ser apenas /uma margem de erro mas /não pensa nisso /com freqüência // (pode ser apenas a janela /aberta que carrega os papéis) Marília Garcia nació en Rio de Janeiro, en 1979. Publicó el libro 20 poemas para o seu walkman (Cosac Naify, 2007). Coedita la revista Modo de usar & co. y trabaja en la Editorial 7Letras.

Texto publicado en la revista Barzón, Verano, Estío por Amalia Sato

Verano/Estío Para los romanos cultos el otium era el tiempo dedicado a las actividades preferidas. Y para Cicerón el otium cum dignitate lo más deseado por los hombres felices, honestos y saludables, que dejaban atrás en las ciudades el negotium. Así de clásico. Con eso se sueña también ahora cuando el año se desbarranca. El momento sagrado. Obviamente, ilusionados con la certidumbre de que el placer en verano puede ser otro que escape al pautado mecanismo de control social kantiano sobre lo que se debe o queda bien y, renegando del concepto de playa como escaparate de los obsesionados con la anatomía socializada del cuerpo perfecto, se anhela estar de pie ante el paisaje puro. Aislados física y espiritualmente ante lo que después del cielo es nuestra medida de lo inmenso: el mar. Ambigüedad de las arenas: frente a las aguas la vista planea a la conquista del continente invisible que se emplaza más allá. En su reemplazo, la mensura vertical del propio vértigo: las montañas. Si felizmente paganos, livianos, ligeros, descalzos, sosteniendo una mirada fija y obstinada sobre un horizonte inalcanzable en un recogimiento que otorga la dimensión de la íntima pequeñez, reconocida, filósofos al fin. Si románticos, interrogando y contemplando con nostalgia el “inútil paisaje” -según el oxímoron de Tom Jobim-, definitivamente conscientes de nuestra escisión, como el monje que pinta Friedrich en esa playa inhabitable. Antes de que todo pase ya se percibe el efecto melancolizante de ese período de maravillas pues, se sabe, -glosando con audacia pero sin irreverencia un fragmento de la Etica de Spinoza– que aquel que recuerda algo con lo que se deleitó, desea poseerlo en las mismas circunstancias … y al imaginar la falta se entristece; esa tristeza referida a la ausencia de lo que amamos se llama desiderium … (o como traduce espléndidamente Marilena Chauí, estudiosa brasileña del autor), saudade. Vuelta a los romanos cuya civilización hizo el ciclo completo de placeres y dolores: el escenario más perfecto lo encontraron en el golfo de Nápoles, el Mediterráneo y la luz que bañaba sus villas residenciales. Luz única, capturada en dos films inolvidables. La escalera al infinito de la casa roja, la villa Malatesta, a 32 metros sobre el mar, con Brigitte saludando a un Piccoli de saco de hilo claro y sombrero desde la terraza vertiginosa con el golfo de Salerno y las rocas de los Faraglioni de fondo. O la Huppert sentada en una silla al borde de un barranco de la isla de Ischia, los ojos clavados en el mar. Esos personajes abrumados de Godard y Guignard en el centro del verano. La estación de las mayores ilusiones y la luz más implacable.

Irse afuera desde adentro. Textos publicados en la revista Barzón.

Irse afuera (desde adentro) Por Amalia Sato El limonero lánguido suspende /una pálida rama polvorienta/ sobre el encanto de la fuente limpia… (Antonio Machado). El espacio de ensueño, del sueño arcádico, el sitio donde entregarse al ilusionado dominio de lo natural. Tópico desde los clásicos, ya en Ovidio, Horacio, Virgilio, Teócrito o Petronio, recreado en el Renacimiento como lugar de confidencias y encuentros fuera de norma tal cual en Boccaccio. O anexo de espacio rústico donde jugar a las pastoras como hacía María Antonieta. O donde calcular con precisión la dimensión de lo boscoso o lo selvático, como en los jardines románticos anticipados por Rousseau o Goethe. Hoy, propuesto como la alternativa a la ciudad, el territorio periférico invoca para el placer estas memorias culturales a fin de calificarse cómodo, seguro, perfecto, inscribiéndose en un versus urbano/rural muy siglo XVIII. Pero - ya en Las Metamorfosis Ovidio señalaba que el lugar ameno, propicio para el amor, el disfrute y el gozo, era también aquel donde podían suceder los encuentros más violentos y lo peor y, más aún, que la hora de la siesta era peligrosa – este mismo espacio despierta pesadillas inquietantes al reconocerse efecto de la industrialización, en un versus ciudad/suburbio que nada tiene de idílico. La ficción de una fuga elegida hacia los oasis, iglús, fuentes amnióticas, cuevas, ermitas, chacras, countries, barrios cerrados, reflejada en el lenguaje: me voy afuera, me voy al campo, me voy a la isla, expresiones tan opuestas al: vivo en el Gran Buenos Aires, vivo en provincia, vivo en los alrededores de la ciudad, soy del suburbio. Prado, arroyos, brisa, pájaros y flores, bungallow, cottage, jardín inglés, campiña y (antes) alambrados y tranqueras; hoy: muros, cercas, barreras y controles para el paisajismo esmeralda. El deseo de un edén, un paraíso que no puede ser sino perdido, conforma la arista donde la tensión entre la ilusión y la realidad encuentran su punto. La serenidad de un círculo cuidado de disciplinado césped, y el contraste con un entorno ya posindustrial, que marcó para siempre el versus ciudad /periferia. ¿No serán los indeseados yuyitos, las herbes folles (“hierbas locas”), en los intersticios, rebelándose en el paisaje del arrabal que el tango tan bien melancoliza - esa nada de la ciudad donde un margen extraño anticipa el horizonte, ese frente difuso hacia las afueras - un preanuncio de algo siniestro del campo? ¿Y en la ciudad, habrá que renunciar a la posibilidad de que la mirada no se pierda sino que se devuelva fecundada, de que lo mirado nos mire también desde un tópico trasplantado? A las distopías de Ballard o Tim Burton sobre el horror de las periferias, ¿por qué no la utopía de una ciudad babilonizada con rincones greenwashing? Terrazas con cultivos hidropónicos, paredes con plantas tropicales y enredaderas, mariposas y aves exóticas, flamencos en jardines citadinos, rumor de fuentes y medianeras siempre verdes, retazos de floresta en medio del cemento, y arroyos urbanos a cielo abierto. Algunos urbanistas ya tienen la palabra.

Rio y Sao Paulo.Texto publicado en la revista Barzón por Amalia Sato

BARZON 2011 Rio y Sao Paulo, ciudades de una civilización en los trópicos, rivales en un folclore que dibuja cariocas ociosos y paulistas workaholic. Una dicotomía y una oposición que marcan dos tensiones fundantes. Una, la ciudad incrustada dentro de un paisaje que debería haberse declarado Parque Nacional inviolable. Lo prueban las voces en coro políglota – los privilegiados de las ventanillas de todos los vuelos que arriban – con todas las exclamaciones de gozo ante la sorpresa de un paisaje avasallante : los morros verdes, el mar y la ciudad subiendo o serpenteando donde antes hubo pantanos y pura floresta, la visión de la bahía más bella del mundo, Guanabara y sus cien islas en accidentada y feérica geografía. Ante Buffon, Montesquieu, Hegel, que desconfiaban de la exuberancia de un continente que superaba sus teorías, el triunfo del reverencial amor por la América tropical y el Caribe de Humboldt, expresado a su manera por todos los contingentes de viajeros. La otra, materialización cosmopolita y extensa de una palabra todavía incumplida: moderno. La gran ciudad capitalista, ¿síntesis final hegeliana en la que prevalece el espíritu racional? El imperio del automóvil, la verticalización y la funcionalidad viaria, amparados en el paradigma lecorbusiano, con sus edificios grafitados de arriba a abajo por misteriosos hombres aranias, casi calígrafos trapecistas en altura. Y en medio de las magnalia Naturae de morros, sierras, floresta, mar, en la complejidad de una trama urbana, en el interior de sus casas, alimento accesorio al gran mobiliario que significa la Naturaleza – al decir de D`Annunzio - estas figuras. Cada una en medio de sus objetos, en sus espacios cuidados, en estas casas como museos del alma, archivo de experiencias, ofrecida lectura de una historia, narcisística conciencia de sí. His living room is a box in the theater of the world , decía Walter Benjamin, en la consumación de un culto del interior. Y el sensible Mario Praz que sentenciaba con un he doesn´t care about houses la prueba de una falta esencial de sentido ético. Entre las frases que no se olvidan, ésta de Rio: la advertencia de la guía en el Jardín Botánico de Rio a la entrada de la avenida de palmeras imperiales: que un silbido vegetal en el aire es el anuncio de que una hoja enorme viene cayendo y hay que apartarse. Y estos privilegiados cariocas en sus casas, recordemos que la etimología del gentilicio es tupi y ya acompaña este culto por lo acogedor, pues habla de un pez acari escondido en su oca (casa). Primer barrio, Copacabana, una ciudad dentro de la ciudad, que pudo conectarse al centro recién gracias a los túneles perforados en los morros. Y allí, tal vez el colmo de esa fascinación por un mundo puertas adentro la represente Rafael Moraes, que compró con todo su contenido el departamento de Jorge Amado, a la vera del fabuloso hotel Copacabana Palace. Ocupar el espacio donde la presencia fantasma del escritor acrecienta sus obsesiones de coleccionista y anticuario, y le ahorra el desesperado lamento que sacudió a Théophile Gautier cuando se enteró de que habían vendido el mobiliario de Victor Hugo. También el historiador Julio Bandeira custodia una casa, heredada de su abuela, pobladísima de objetos, pinturas, fotos, grabados, esculturas, tallas de madera, libros, cosas que fue adquiriendo a lo largo de los años o que recibió de sus amigos artistas, cuadrándole el lema tel le logis, tel le maitre. Luego, el barrio de Santa Teresa, ¿el Montmartre carioca?, callecitas empinadas, el Museo Parque das Ruínas, el Castro Alves, y el delicioso bondinho amarillo – el tranvía que une con el centro pasando sobre el ceudcuto de los Arcos, y se cuela el recuerdo del reto aleccionador inolvidable de su conductor al garoto que viaja sin pagar boleto aferrado a las barras y flameando, y que se cae: se vai viajar de carona, segura bem meu filho! Allí, la bella Olivia, en conjunción perfecta de un entorno colonial con su privilegiada visión de 360 grados sobre Rio, y la compañía litográfica de su mascota la mona Sofía, que le da cierto aire de aristocracia bohemia, sostiene la praxis de un modernismo a ultranza al comando del atelier de su esposo Ricardo Fasanello, fallecido en 1993, diseñador estrella, creador entre tantos otros objetos del sillón Fardos, con sus cilindros cinchados y opulentos. En el mismo barrio, vive el artista Z mog, con su mujer Rita, produciendo pequeñas piezas escultóricas mediante la reinvención de materiales rescatados. Mientras que en Ipanema, instalado en casa amiga, Cézar Mendes, músico y compositor bahiano, disfruta del departamento de Caetano, donde para cada vez que llega a Rio. Y en pleno centro, con su colonial de calles estrechas, cortadas, casas donde se venden gallinitas de guinea, y pasan jeeps con turistas de safari, en la Travessa do Ouvidor, , Rui Campos, dueño de la red de librerías da Travessa, que se iniciara en los 60 con Muro, un local en Ipanema que fue lugar de resistencia a la dictadura militar. ( en el mail anterior escribi mal el apellido) es dueno de la Livraria da Travessa, un local de sos pisos con muy buena seleccion de titulos teoricos, buenas ediciones y muy completa en libros de imagenes y fotografia. Tiene dos pisos: pb libros, primer piso cafe, dvds, musica. El nos atendio alli en el deposito del 3 piso con incesante actividad de recibir, clasificar, etc. los diferentes titulos. Tiene un mural de azulejos originales de Athos Bulcao. Sao Paulo y la deliciosa sugerencia del Imagina con que los paulistas responden a un agradecimiento. Ciudad que en los márgenes, con la Serra da Cantareira y sus senderos de helechos gigantes que se cierran como una bóveda esmeralda, tiene también cercanas visiones del paraíso, imágenes de ese Edén que proyectaron desde siempre sobre América. Pero, en la trama de la mega mega ciudad, sobrevolada por helicópteros y sedienta de green washing, más personajes, en escultórica postura. La magnética Christine Yufon nacida en Pequín, en su casa-atelier de Higienópolis, con su taller de joyas y sus historias infinitas. O Marcelo Sommer, el enfant terrible de la moda brasileña, en su casa, que él mismo construyó, recreando una estética de chalet alpino por dentro y rectángulo racionalista por fuera, repleta de objetos adquiridos en mercados de pulgas o que son restos de escenografías de sus shows. Y también en la antigua capital del café, que desde 1929 con la llegada de Le Corbusier tomó la modernidad como tema obligatorio, trabaja Tissy Brauer, productora de interiores de Vogue Casa, en la ilusión de que el futuro debe construirse ex novo, con audacia e idealismo. No en vano fue allí donde los poetas concretos hicieron escuela en el magno diseño de una poesía verbivocovisual , o Tomie Ohtake sembró de esculturas dignas de un urbanismo por venir el espacio público.